LocalesNoticias

Inauguran rehabilitación y remozamiento en el Templo de San Pedro y San Pablo

Con la aportación económica de la feligresía, la noche del pasado domingo fueron inaugurados en su quinta etapa los trabajos de rehabilitación y remozamiento en el Templo de San Pedro y San Pablo, ahora consistentes en el alumbrado e iluminación de la torre y fachada, lo que hasta el momento en sus cinco etapas ha causado un gasto total de dos millones 300 mil pesos, y es una obra con la que se ha recuperó la majestuosidad de este monumento arquitectónico de la época de la colonia iniciado en su edificación en el primer tercio del siglo XVI, el próximo jueves se tiene programado poner en funcionamiento el alumbrado interior del recinto religioso.

Lo primero que observa el visitante al llegar a Zinapécuaro e ingresar a la ciudad por la calle Hidalgo, en lo alto de la colina, es esta monumental obra que fue edificada a la llegada de los evangelizadores franciscanos a la región en la época de la colonia, y que ha sido catalogado como una joya arquitectónica de las doce construcciones conventuales más importantes que se registraron en Michoacán durante la época de la evangelización. En Zinapécuaro se edificó entre los años de 1526 y 1530.

Los miembros del comité pro restauración del Templo de San Pedro y San Pablo, en lo que respecta a los trabajos en la torre y campanario, inicialmente fueron encabezados por el entonces párroco Sergio Arévalo Lagunas, quien fue el tesorero, espacio que ha sido retomado por el ahora titular de la parroquia, Gabriel Razo Gasca, Eleazar Durán Muñoz, presidente; Manuel Tapia López, Alejandra Cardiel Moreno, Raquel Correa y Bricio Laurencio Pérez Muñoz, quienes conjuntamente con el especialista en arte sacro Felipe de Jesús Rico Patiño, realizaron las evaluaciones de los trabajos que se ejecutaron hasta la segunda etapa, y con los que ahora se tiene una edificación remozada y que ha recobrado esa sobriedad y belleza arquitectónica que le ha caracterizado desde siempre. La empresa Naws, de arquitectura y arte sacro de la ciudad de Guadalajara, Jalisco, fue la responsable de ejecutar los trabajos de recuperación de la torre y campanario del Templo de San Pedro y San Pablo, en su primera y segunda etapa, por cierto muy dañados por la acción del tiempo.

En estos trabajos de rehabilitación y remozamiento, tanto del exterior como del interior de la torre y campanario del templo, muchas piezas de la cornisa y fachada, todas de cantera labrada, habían caído al vacío dañadas por la acción del tiempo, por lo que se llevó a cabo el intercambio de las mismas por otras nuevas, que fueron diseñadas por canteros muy afamados del estado de Jalisco. Eso de manera muy estricta y respetando la traza de cada una de las piezas y paredes que se consolidaron, en la torre y campanario así como en la fachada del templo. Luego en una tercera etapa se consideró realizar la impermeabilización de toda la nave central y convento.

Ante la deficiencia de una vieja instalación eléctrica, se programó en una cuarta etapa dotar de un nuevo sistema de iluminación a toda la edificación, trabajos que desarrollaron especialistas de la empresa Neo Géminis en el ámbito eléctrico, y como responsable Hugo Alberto Rodríguez Mendoza, que ya ha realizado trabajos de iluminación en otros templos de Michoacán y Guanajuato. Proyecto en que se contempló la torre y campanario, fachada, nave principal y, en la quinta etapa el próximo jueves, se pondrá en funcionamiento la iluminación de los interiores del templo. La noche del domingo, al conectarse la iluminación, el asombro y alegría de los presentes, que eran muchos, se incrementó con el repique de las campanas a las 21:00 horas, que hizo a todos en la ciudad voltear su mirada al templo que ofrecía un nuevo espectáculo que admirar.

Los miembros del comité mencionaron a Cambio de Michoacán que de una forma muy amable y dispuesta en esta obra de iluminación, la empresa Neo Géminis ha colocado totalmente todos los materiales y la mano de obra por una cantidad de 500 mil pesos, además de un nuevo pararrayos, sin exigir su pago inmediato, y esperando que se reúna la cantidad que siguen aportando en su totalidad los feligreses de Zinapécuaro.

«Para saber», los trabajos de la obra en su primera etapa, consistente en la recuperación y remodelación sólo de la torre y campanario, fue cotizada dentro del programa gubernamental 3×1 para Migrantes en tres millones de pesos, pero al no poderse aportar un millón de pesos en efectivo, los trabajos se han realizado pausadamente con ahorros sustantivos, apoyándose en los proyectos originales y hasta la quinta etapa, solamente se han gastado 2 millones 300 mil pesos para satisfacción de todos los zinapecuarenses que han apoyado estos trabajos.

Fuente:  Cambio de Michoacán

Previo

Impactante choque deja 2 hombres prensados en Zinapécuaro

Siguiente

Recupera policía camión robado con mercancía; desaparecen repartidores

Staff

Staff

No Hay Comentarios

Deja un comentario